Una historia de recnciliación con Dios.

La conmovedora historia de Julio, un hombre sin hogar que encontró esperanza y sanación gracias a la ayuda de la ONG Voluntarios Jireh.

30 de junio de 2023

 La Habana, Cuba: En medio de las calles de La Habana, donde el bullicio y la vida cotidiana parecen ignorar a aquellos que luchan por sobrevivir, existe un rayo de esperanza llamado Voluntarios Jireh. Esta organización no gubernamental, dedicada a brindar servicios y programas de apoyo a las personas sin hogar, ha cambiado la vida de innumerables individuos a lo largo de los años. Entre ellos, destaca la historia inspiradora de Julio, un hombre cuya vida estuvo marcada por la adversidad hasta que los voluntarios de Jireh intervinieron y le brindaron una segunda oportunidad.

 Hace más de dos décadas, Julio, un devoto cristiano Adventista del Séptimo Día, vio cómo su vida se desmoronaba cuando su matrimonio se rompió y se vio obligado a abandonar su hogar sin ningún tipo de apoyo familiar. Durante más de veinte años, Julio experimentó la dureza y la incertidumbre de vivir en las calles, lo que tuvo un impacto devastador en su salud física y emocional.

Untitled

Fue en este momento desesperado que Julio cruzó caminos con la ONG Voluntarios Jireh. Los locales de Jireh en La Habana se convirtieron en un refugio para Julio, donde pudo acceder a servicios básicos que la mayoría de las personas dan por sentado, como la posibilidad de asearse, recibir atención médica, ropa limpia y una comida caliente. Pero la ayuda de Jireh no se limitaba solo a las necesidades físicas de Julio; también brindaron un apoyo espiritual que le permitió encontrar consuelo y renovar su fe.

 

Bajo el cuidado de los voluntarios de Jireh, Julio comenzó a reconstruir su vida paso a paso. Buscó estudios bíblicos para fortalecer su conexión con la fe y, finalmente, llegó el momento en que se sintió preparado para tomar una decisión trascendental: el bautismo. Sin embargo, la fragilidad de la salud de Julio presentó un desafío inesperado.

 

Durante una visita médica rutinaria en el local de Jireh, el médico que lo atendía expresó su preocupación por la salud de Julio y advirtió que su tiempo de vida era limitado. Conmovidos por esta noticia, los miembros de la ONG se movilizaron rápidamente para brindarle el apoyo necesario. En un encuentro casual, uno de los miembros del equipo encontró a Julio en un estado extremadamente debilitado. Sin fuerzas para sostenerse, Julio se dejó caer al suelo. En ese momento, la solidaridad y la determinación de los voluntarios de Jireh se hicieron evidentes cuando se unieron para asegurar su ingreso en un hospital.

 

Sin encontrar una explicación médica para la enfermedad que consumía el cuerpo de Julio, Voluntarios Jireh decidió llamar a un pastor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día para que lo ungiera. Con la esperanza de que la fe pudiera marcar una diferencia, el pastor le aseguró a Julio que tenía algo mejor reservado para él: su bautismo. Y así, ocurrió el milagro que nadie esperaba: la enfermedad inexplicably desapareció, sin que los médicos encontraran una explicación racional. Luego de recibir el alta hospitalaria, Julio fue bautizado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día, una muestra más de la profunda transformación que experimentó.

 

Con el apoyo de su nueva familia en la iglesia y la ayuda de Voluntarios Jireh, Julio comenzó a reconstruir su vida. Los miembros de la iglesia lo asistieron en la gestión de sus documentos de identidad personal y le ayudaron a encontrar empleo. Además, un miembro generoso de la comunidad adventista le ofreció un hogar donde vivir.

 

Hoy, Julio es un testimonio vivo de la poderosa intervención divina y de la importancia de la solidaridad humana. Reconoce que fue al abandonar su fe que su vida se sumió en el caos, pero al regresar a los brazos de Dios, experimentó una restauración completa. Aunque enfrenta desafíos en su camino, como recuperar el amor de su hija, Julio confía en que Dios le dará la fuerza necesaria para superar cualquier obstáculo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *